Maurizio Sani – Parcheggio a Sorano

Maurizio Sani – Parcheggio a Sorano

Sani Maurizio

  • Dimensiones: 50x100

  • Certificato: Certificado
  • Código producto:MSAN004

Visualizaciones: 434

Descripción

El pintado por Maurizio Sani, un pintor de Empoli que vive y trabaja en Poggibonsi, es una realidad en constante movimiento. Ya sean ciclistas en fuga o pequeños vacacionistas apiñados en sus autos en concurridas carreteras provinciales, sus personajes siempre viajan en grupos para crear escenas corales sabrosas y bien elaboradas. Porque la pasión por el motor o el ciclismo, en la obra de Maurizio Sani, va a la perfección con una celebración de la vida alegre y desapasionada. En sus atascos de grácil siglo XVI, no emerge el estrés del desorden metropolitano, sino la alegría de un ritual colectivo. Al igual que en sus carreras ciclistas, el entusiasmo por la participación y la belleza del evento deportivo se contrastan con el antagonismo. Esta evidente atmósfera desenfadada, que comunican las obras de Maurizio Sani, se refleja perfectamente en el estilo desarrollado por este artista. Sus sujetos en marcha se describen con una objetividad simple y directa, casi con un estilo ingenuo y refinado pero lleno de curiosidad e ironía. Y así todo se construye con líneas simples en la fascinación de composiciones deliberadamente esquemáticas, en las que el equilibrio de colores repartidos de forma compacta juega un papel preponderante. Las escenas adquieren un aire narrativo chispeante y vivo y el espectador puede disfrutar siguiendo la miríada de detalles elaborados por la imaginación de Maurizio Sani. Los coloridos uniformes de los ciclistas, los pasajeros que en cada pequeño coche cuentan una historia diferente, nos hablan de una realidad policromada no solo en los colores sino también en la sociabilidad.


SOLICITUD DE INFORMACIÓN



VenderCuadros es la primera plataforma internacional para la compraventa de arte online pensada para artistas, gallerías, coleccionistas y privados.
Calidad garantizada y transacciones seguras.